La decisión de contratar o no un seguro de vida, depende de cada uno. Sin embargo, en ocasiones, las razones para no hacerlo se apoyan en el desconocimiento sobre cómo funcionan estos instrumentos de prevención y protección.

Algunos de los errores más comunes para no querer contratar un seguro de vida son:

  1. Precio: la mayoría de las personas que no contrata un seguro es debido a la creencia de lo caro que es este servicio, existe una gran variedad de precios y posibilidades a la hora de contratar que se ajustan al cliente.
  2. Contratar un seguro hasta que lo necesites: va bien tener un seguro justo cuando te ocurre un imprevisto, pero es necesario tenerlo previamente contratado ya que no sirve de nada contratar un seguro de vida después.
  1. Edad: los jóvenes por lo regular creen que no necesitan seguro de vida a su edad, pero una emergencia puede pasar en cualquier momento, así que todos deberíamos de tener un seguro de vida sin importar si somos jóvenes o mayores.
  2. Todas las aseguradoras son iguales: Se tiene la creencia de que todas las empresas de seguros de vida ofrecen exactamente lo mismo, pero en realidad existen grandes diferencias entre ellas: de volumen, de especialización, de visión de negocio, de forma de trabajar, de tipos de seguros, en cuanto a los servicios que ofrecen y cómo los llevan a cabo.

Infórmate bien para decidir si contratar o no tu seguro de vida, es un beneficio para ti y nunca esta de más prevenirte y protegerte.

¡Contáctanos y pregunta por nuestros planes que tenemos para ti!

Leave a comment

× How can we help you?